Centro de Atención a la Comunidad, CAC - Congo




Ubicación

En altitudes que van desde los 400 hasta los 1.100 msnm, se encuentra el Centro de Atención a la Comunidad el Congo CAC-Congo (también conocido como Ciudad Antigua). Situado en la vereda del mismo nombre, perteneciente al corregimiento de Siberia, a tan solo 20 km del caso urbano del municipio de Ciénaga (Magdalena). 

Se localiza en un filo en medio de los últimos bosques nativos en la microcuenca El Congo (cuenca del Río Frío) sobre un asentamiento arqueológico, construcción inspirada en la arquitectura lítica Tayrona compuesto por cincuenta terrazas comunicadas por una red de caminos en piedra que han sido sometidas a un riguroso trabajo de reconstrucción arqueológica.

Potencialidades del lugar

El lugar reviste importancia por la exuberante fauna y flora nativa que alberga. Adicionalmente esta zona está rodeada por uno de los agroecosistemas más famosos de Colombia: el cinturón cafetero de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Como aspecto relevante, el sitio es un Área de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA) del valle del Río Frío y es reconocido mundialmente por las condiciones naturales y logísticas para el avistamiento de la fauna nativa y migratoria. Allí es posible apreciar algunas especies endémicas y en peligro de extinción como el Paujil Pico Azul (Crax Alberti).


En el CAC Congo se han formado campesinos de la zona como promotores agroecológicos, se promueven mejores prácticas, es el sitio de encuentro de las organizaciones para la reflexión conjunta y la toma de decisiones concertadas y además se han puesto en marcha proyectos de agroecología y autogestión comunitaria que han significado un impacto positivo para el desarrollo sostenible de la región.

El Centro de Atención a la Comunidad CAC Congo es un lugar para el aprendizaje, un sitio demostrativo en donde se promueve el conocimiento de la Sierra y una mejor manera de relacionarse con el Territorio.


El Centro de Atención a la Comunidad CAC Congo, está ubicado en la cuenca del río Frío, municipio de Ciénaga en el departamento del Magdalena y nació en 1988 como una estrategia para mitigar el impacto ambiental que en esa época se estaba presentando en la cuenca del Buritaca, y en donde la Fundación Pro Sierra adelantaba acciones de conservación con las comunidades indígenas. Posteriormente, y luego de un trabajo de reconstrucción arqueológica de las terrazas en donde está establecido el Campamento, el CAC se conviritó en un lugar importante para interactuar con las comunidades locales, generando procesos de recuperación en la región y fortaleciendo las organizaciones comunitarias. 

Su zona de influencia directa la comprenden 12 veredas del corregimiento de Siberia, en las cuencas de los ríos Frío y Córdoba, habitado por grupos campesinos que se dedican en su mayoría al cultivo del café. El trabajo desarrollado en esta cuenca ha tenido como énfasis el ordenamiento ambiental, optimizando los procesos productivos sostenibles, la liberación de áreas de conservación y la consolidación de las organizaciones de campesinas.

Debido a la situación alarmante que se presentaba en la región con relación al tema de la salud, en 1990 la Fundación Pro Sierra decide instalar en el CAC Congo un puesto de salud en donde se brindaba atención a la comunidad, se capacitaba y se realizaban jornadas vacunación y prevención de las enfermedades. Aunque hoy en día el puesto de salud no está en funcionamiento, gracias a las acciones desarrolladas se ha logrado generar diversos procesos en salud en varios puntos de la Ecorregión.


Fines y Actividades

El CAC se fundó en 1988, como una estrategia para mitigar el impacto ambiental de esa época, y para adelantar acciones de conservación con las comunidades. A través del Proyecto Fortalecimiento de los Procesos de Recuperación Natural y Cultural de la Sierra Nevada de Santa Marta financiado por The John D. and Catherine MacArthur Foundation (2010-2012) y por ECOPETROL (2013-2014) se retomaron algunas actividades que dieron objeto a su creación.

Lo anterior, hace referencia a que desde 2010 la Fundación fortalece los corredores de conservación en la Sierra Nevada de Santa Marta cuando se dio inicio a la implementación del Corredor Frío – Córdoba – Guachaca y el nacimiento del Corredor de Conservación La Aguja – Toribio, que pretende conectar las manchas de bosque entre sí evitando que las poblaciones de animales y plantas que habitan en ellas permanezcan aisladas;

En otro aspecto de este proyecto, se realizaron acciones de mejoramiento de espacios comunitarios en el CAC para acondicionar el lugar a las actividades comunitarias y académicas.

Ven y vive una Eco-experiencia

A pesar de su significado ecológico, cultural y económico, esta zona presenta un avanzado deterioro ambiental, debido a procesos productivos no sostenibles como tala y quema indiscriminadas. Para contrarrestar lo anterior, sugirieron en el desarrollo de este proyecto (Fortalecimiento de los Procesos de Recuperación Natural y Cultural de la Sierra Nevada de Santa Marta) las Eco-experiencias, iniciativas para ofrecer transferencia de conocimiento a las comunidades de la zona y visitantes sobre acciones de conservación y recuperación de los ecosistemas. Con esta alternativa se busca aportar a la conservación e investigación de la biodiversidad de la Sierra Nevada, en el marco de herramientas de educación y convivencia.

Los visitantes son atendidos por los lugareños, quienes se han convertido en intérpretes ambientales y guardianes de la naturaleza. Son los guías en los recorridos de interpretación ambiental, el sitio hace posible aventurarse por los diferentes senderos y además conocer la fascinante historia de 28 años de conservación de la biodiversidad y recuperación de los ecosistemas por parte de las comunidades campesinas asentadas allí.

Dentro de los proyectos de corto y mediano plazo está reactivarlo como centro demostrativo agroecológico de atención a la comunidad campesina e indígena y para el intercambio de saberes consolidando el lugar como ejemplo de manejo y conservación de la naturaleza y vestigios arqueológicos. Así mismo, busca fortalecer el núcleo de investigaciones en la región y continuar las capacitaciones en el uso racional y sostenible de los recursos naturales, para garantizar la permanencia de las especies y de los ecosistemas y mejorar la calidad de vida de las poblaciones.
Comments