Geografía de la Sierra Nevada de Santa marta
Localización:
La Sierra Nevada de Santa Marta es un macizo montañoso aislado de la cordillera de los Andes, situado al norte de la República de Colombia, entre los 10º 01' 05" y 11º 20' 11" de latitud norte y los 72º 36' 16" y 74º 12' 49" de longitud al oeste del meridiano de Greenwich, en el extremo noroccidental de Suramérica. Se eleva abruptamente desde las costas del mar Caribe y a tan sólo 42 kilómetros alcanza una altura de 5.775 metros en sus picos nevados, con una superficie aproximada de 17.000 km². Es la montaña costera más alta del mundo, independiente y aislada de la cordillera de los andes por zonas llanas y semiáridas. Debido a su tamaño, variación altitudinal y posición tropical, se encuentra una amplia variedad de climas y ecosistemas, siendo importante desde el punto de vista hidrológico y biológico, por ser la principal fábrica de agua de la costa norte colombiana. En ella nacen aproximadamente 30 cuencas hidrográficas que abastecen en la zona plana a una población cercana al millón y medio de habitantes y es allí donde también está representada la diversidad de los ecosistemas de la América Tropical.

Debido a esta particularidad en su formación, afloran rocas de las diferentes edades geológicas de las cuales data su formación: por el occidente, se encuentran yacimientos del Paleozoico e incluso más antiguos, localizados desde el suroeste de Ciénaga hasta el Mar Caribe, entre el cabo San Juan de Guía y el río Mendihuaca. Al oeste de Santa Marta se encuentran esquistos Pre-devónicos, probablemente Cambro–Silúricos, mientras al sureste se encuentran rocas riolíticas del Triásico–Jurásico como los yacimientos de la población de Girón (Santander). Al sur y al norte, cerca de la ciudad de Valledupar y en el río Ranchería respectivamente, se encuentran sedimentos de origen Cretácico (Uhlig y Mertins, op. cit.). Al oeste y al norte, la altitud de las cumbres aumenta moderadamente hasta 1.500 metros sobre el nivel del mar y luego, a unos 10 y 30 km.; desde el borde norte, el macizo sube más acentuadamente hasta 3.000 y 4.000 metros sobre el nivel del mar, respectivamente, conformando una ladera escarpada. A partir de los 4.000 metros sigue una topografía relativamente suave, de la que sobresalen, en más de 1.000 metros los Picos Colón, Bolívar, Simmonds y Reina, entre otros. Hacia el flanco oriental del macizo, estos picos se deshacen más suavemente en crestas y lomas. (Uhlig y Mertins, op. cit.).

Por otro lado, la erosión fluvial ha afectado la ladera escarpada entre los 1.500 y 4.000 metros sobre el nivel del mar, labrando valles profundos en forma de "V" y produciendo cuchillas de gran altitud relativa y declives largos y profundos.

Biogeografía 
Aunque permanentemente se afirma que los ecosistemas húmedos tropicales albergan la mayor diversidad en el mundo, es importante resaltar la singularidad de la biota de alta montaña, que aunque no es tan diversa, muestra mayor riqueza de endemismos. En el territorio colombiano, la diversidad biológica se concentra principalmente en el área del piedemonte y en las estribaciones interiores de las cordilleras. Por otro lado, también se nota una marcada relación entre los niveles de diversidad y los niveles de precipitación, es decir, a mayor humedad mayor riqueza biológica (Hernández, 1992).


En la Sierra Nevada de Santa Marta, confluyen dos factores relacionados con el piedemonte y la alta montaña, elementos que la hacen todavía más favorable para la alta diversidad: su proximidad al mar y su aislamiento del resto del sistema montañoso andino colombiano. Estos elementos se mantuvieron durante toda su historia geológica, pero su biota actual se formó definitivamente en el Cuaternario, período en el cual el flanco norte y posiblemente el flanco occidental del macizo constituyeron un refugio de selva húmeda que continuaba hacia las cimas a través de bosques nublados, aún durante las fases áridas del Pleistoceno (Hernández, op. cit.).

En el flanco norte existe una depresión altitudinal de zonas bióticas. Elementos del piso térmico templado, se encuentran a elevaciones muy bajas, de inclusive 200 metros sobre el nivel del mar. Hernández-Camacho (1992) plantea que la Sierra Nevada de Santa Marta corresponde a un centro de endemismo, junto con otras 26 áreas en el país. La teoría de los refugios, propuesta por Halffter en 1969, postula la ocurrencia de grandes cambios en la cobertura vegetal y la distribución de las especies de plantas y animales durante el Pleistoceno, debido a cambios climáticos durante los pleni e interglaciales. Estos cambios, que según varios autores se pueden remontar hasta el Mioceno, desencadenaron diversos mecanismos de especialización y diversificación de las especies, al reducirse y ampliarse alternativamente las áreas de los diferentes biomas según si imperaban condiciones climáticas secas o húmedas.

Fisiografía
La apariencia de la Sierra Nevada de Santa Marta es la de una pirámide de base triangular, con un área aproximada de 12.230 km² calculados a partir de los 200 metros sobre el nivel del mar. El flanco norte bordea al Mar Caribe desde las tierras planas y áridas del sur de la península de La Guajira hasta los alrededores de la ciudad de Santa Marta, en la desembocadura del río Manzanares; el flanco occidental limita con el Mar Caribe, la Ciénaga Grande de Santa Marta y la planicie aluvial del río Magdalena, desde la desembocadura del río Manzanares hasta la población de Bosconia en el departamento del Cesar. Finalmente, el flanco oriental está enmarcado por los valles de los ríos Cesar al sur y Ranchería al norte, entre Bosconia en el departamento del Cesar y la población de Cuestecitas en el departamento de La Guajira.

Las cadenas de picos con nieves permanentes se encuentran orientadas sobre un eje con dirección este-oeste; y por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar, se localizan numerosos lagos de origen glaciar en los cuales se forman los ríos que descienden por sus tres grandes vertientes.


Geología
La Sierra Nevada de Santa Marta, después de un largo proceso de orogénesis, se terminó de levantar a finales del Período Terciario. Lo hizo al igual que todo el sistema andino pero independiente de el, lo cual en términos biogeográficos, le ha dado el carácter de una isla dentro del continente. La Sierra Nevada de Santa Marta, es un macizo ígneometamórfico aislado, originado por fuerzas distróficas que determinaron sus características generales (IGAC, 1993). Su origen comienza con un basamento metamórfico que data del Pre–Devónico, hace unos 400 millones de años. Posteriormente, por procesos tecto-orogénicos a principios del Mesozoico, en los períodos Triásico y Jurásico (225–135 millones de años), alcanzó mayor altura, así como una nueva localización dentro del país. Finalmente procesos orogénicos Plio–Pleistocénicos (11–1 millones de años) determinaron su altura actual, que alcanza los 5.684 msnm en los picos Cristóbal Colón y Simón Bolívar. Los procesos orogénicos y el posterior fracturamiento y fallamiento de la Sierra Nevada, determinaron el relieve actual. De acuerdo con Uhlig y Mertins (1968), tres fosas rodean el complejo basal cristalino: al oeste, se encuentra la fosa del Ariguaní, con una profundidad de unos 6 km.; al sureste, corre la falla del río Cesar; y por el este, la falla del río Ranchería. La gran falla colombiana desplazó la Sierra Nevada unos 200 km. al norte. Otro proceso de separación del macizo se debió a la falla de Oca, que lo separó del basamento de La Guajira.

Hidrografía
La Sierra Nevada de Santa Marta, se divide en tres grandes hoyas o macrocuencas, conformadas por un sistema de 30 ríos principales. La macrocuenca del Caribe incluye todos los ríos que desembocan directamente al mar y abarca toda la cara norte, el extremo norte de la vertiente occidental y el río Ranchería. 

En esta macrocuenca de occidente a oriente se encuentran los ríos: Córdoba, Toribio, Gaira, Manzanares, Piedras, Mendihuaca, Guachaca, Buritaca, Don Diego, Palomino, San Salvador, Ancho, Cañas, Maluisa, Jerez, Tapias, Camarones y Ranchería. 

La segunda macrocuenca está conformada por los ríos pertenecientes al flanco occidental que vierten sus aguas a la Ciénaga Grande de Santa Marta y de norte a sur son: Frío, Sevilla, Tucurinca, Aracataca y Fundación.

La tercera macrocuenca está conformada por las cuencas que tributan al río Cesar, las cuales pertenecen al flanco oriental y extremo sur del flanco occidental. Estos ríos son: Badillo, Guatapurí, Azúcarbuena o Cesarito, Los Clavos, Diluvio y Ariguaní. 

En la Sierra Nevada nacen las aguas que abastecen los acueductos de todos los asentamientos que la circundan, con una población cercana a 1,5 millones de habitantes y las distintas explotaciones agrícolas, ganaderas y mineras ubicadas en su área de influencia. Los ríos procedentes del macizo, aportan aproximadamente diez mil millones de metros cúbicos de agua anuales (IGAC, 1993). Sin embargo, actualmente la pérdida o disminución de la cobertura vegetal en la mayoría de sus cuencas, asociada a las fuertes pendientes características de su geomorfología, junto con la estacionalidad de las lluvias, son factores que acentúan la inestabilidad en la regulación del recurso hídrico. 

Clima 
Los factores que generan la particularidad climática del macizo montañoso, son principalmente su posición con respecto a la línea Ecuatorial, su aguda variación altitudinal, su posición frente al mar y los vientos alisios del nordeste (para los cuales representa un obstáculo), frente a la Serranía del Perijá y a las llanuras y cuerpos de agua del bajo magdalena. En términos generales, se puede afirmar que la cara norte es la más húmeda, la oriental la más seca y la occidental muestra una condición intermedia. La planicie caribeña que rodea el macizo presenta un clima cálido y seco. Al igual que para todo el territorio nacional, el régimen de lluvias está definido en gran parte por el movimiento de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), que determina dos períodos lluviosos, de abril a junio y de agosto a noviembre, alternados por dos épocas secas de diciembre a marzo y de junio a agosto, este último conocido como veranillo de San Juan. Sin embargo, en cada uno de sus tres flancos se presentan particularidades relacionadas con los agentes mencionados anteriormente, que modifican este patrón de lluvias (IGAC, 1993).