La Sierra Nevada de Santa Marta
En Colombia país de extraordinaria diversidad biológica, se encuentra la Sierra Nevada de Santa Marta un macizo aislado de la Cordillera de los Andes que gracias a su aguda variación altitudinal concentra los ecosistemas más representativos de la América Tropical con cientos de especies de fauna y flora. Es la montaña costera más alta del mundo y la gran reguladora de agua que abastece tanto a los habitantes de la montaña como a los de las zonas planas en donde se desarrollan actividades agrícolas, agroindustriales, mineras y turísticas como principales renglones económicos. 


Este maravilloso escenario sirvió en el pasado como hábitat de la cultura Tayrona y hoy en día se encuentran en las tierras altas los indígenas pertenecientes a los pueblos Kággaba (Kogi), Ijka (Arhuaco), Wiwa (Arzarios) y Kankuamo; en las partes medias del macizo habitan las comunidades campesinas migrantes en su mayoría de la región andina y las tierras bajas y aquellas alrededor de la gran montaña son habitadas por la cultura costeña y guajira. Todos estos grupos pertenecientes a los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar dependen para su supervivencia y economía de la vitalidad de los ecosistemas de la Sierra Nevada de Santa Marta. 
En 1980 en reconocimiento al enorme valor que encierra como ecosistema natural es declarada por la UNESCO «Reserva del Hombre y de la Biosfera». Estas condiciones ambientales, históricas y culturales, hacen de ella un microcosmos de la realidad nacional donde se integran las situaciones sociales, políticas y económicas que se viven en la región, y los retos con que se enfrentan hoy sus habitantes, para garantizar a las generaciones presentes y futuras las condiciones que les permitan un desarrollo sostenible. cambio ordena